ATRIO

Acceso a patio vertebrador

GALERIA

Vista de patio vertebrador desde galería

GALERIA

Vista de terraza privativa de alojamiento

CUBIERTA

Vista de espacio común de cubierta

Plantas

Planta baja y tipo

Plantas

Planta castilletes y cubiertas

Secciones

Secciones

Tipologias

Tipologias de viviendas I

Tipologías de viviendas

Tipologias de viviendas II

20 ALOJAMIENTOS DE PROTECCIÓN OFICIAL EN AGUILAR DE LA FRONTERA

Cliente:
Ayto. Aguilar de la Fra

Uso:
Residencial

Estado:
En redacción

Encargo:
Concurso, 1 Premio

Superficie:
1.778 m2

Situación:
Plaza del Teatro, Aguilar de la Fra

ELECCIÓN TIPOLÓGICA

A la luz de las condiciones de la parcela y su análisis, se propone una tipología con patio central organizador y una crujía mínima pero suficiente en todo su perímetro. Con esto, se resuelve el programa ubicándolo en el perímetro y volcándolo al espacio común, de manera que se evita que los alojamientos se abran a las medianerías.  

Dado el tipo de usuario, la propuesta evita soluciones espaciales que generen un espacio común residual, trasero o volcado a las medianeras, que no haría sino fomentar el individualismo y una manera de vivir alejada de la realidad de los mayores. El espacio libre debería tender a permitir la relación entre vecinos, creando un lugar vivo en el que se vean reflejadas las vidas de sus habitantes. 

EL PATIO ORGANIZADOR

Se establece el patio como elemento central de la propuesta, en línea con la tradición edificatoria predominante en las zonas históricas de las ciudades y pueblos andaluces. Éste dotaba a las edificaciones de un elemento común, abierto y de encuentro y relación vecinal, agrupando, en muchos casos, propiedades distintas.

Así, el proyecto apuesta por estos valores, entendiendo que la relación y la convivencia vecinal es fundamental para las personas mayores: crea un sentimiento de pertenencia a una comunidad y supone un estilo de vida más social, dinámico y enriquecedor.

Por otro lado, las relaciones sociales entre mayores en una localidad de pequeña entidad como Aguilar tienden a desarrollarse precisamente en los espacios públicos, ya sea en las plazas, calles o en las mismas puertas de las casas. El espacio de relación propuesto vendría, pues, a dotar al usuario de un espacio adecuado de transición entre la vivienda propia y el espacio público.

Desde el punto de vista tipológico, el patio organizador permite una idéntica relación de los alojamientos con el espacio común, evitando situaciones desfavorables para algunas unidades habitacionales. Además, permite dotar al conjunto de una imagen arquitectónica unitaria, que apoya los valores expuestos.

El acceso se produce a través de un pasaje peatonal en la esquina noreste de la parcela, que se relaciona directamente con el centro de la Plaza del Teatro. Se efectúa, por tanto, una entrada a 45º que refuerza la opacidad del patio frente a la calle y garantiza la privacidad.

ORGANIZACIÓN ESPACIAL

La edificación propuesta distribuye los alojamientos en la crujía perimetral, apoyándose en una crujía de galería que permite, por un lado, el acceso a los mismos y, por otro, la creación de terrazas privativas. Las esquinas de la parcela se resuelven con patios que permiten la ventilación de cocinas y baños y la posibilidad de tender ropa.

El acceso a las plantas superiores se realiza a través de dos núcleos de comunicación enfrentados que aseguran la eficiencia de la propuesta, y situados de manera que los recorridos hasta las puertas de las viviendas sean mínimos.

En cada planta tipo se ubican ocho unidades habitacionales, cuatro por cada caja de escalera y con una galería compartida para cada dos alojamientos. Las unidades se dividen en cuatro de dos dormitorios, que cuentan con terraza privativa de amplias dimensiones, y otras cuatro de uno.

En planta baja se reserva el fondo de parcela para cuatro unidades de alojamiento (dos dobles y dos simples), de manera que se garantice la privacidad y se permita la ubicación de los servicios complementarios en relación con la calle. Así, los servicios pueden funcionar de manera autónoma como local comercial con acceso desde la calle, o como complemento exclusivo de los inquilinos. Esto permite, además, el cerramiento total del patio, restringiendo su uso a los que allí viven si así se quisiera.

La panta de cubiertas aloja otro espacio común con acceso adaptado como lugar de estancia, reunión o ejercicio físico. Esto se complementa con espacios reservados para instalaciones y una primera crujía de fachada con cubierta no transitable a un agua, de acuerdo con la normativa de aplicación.

COMPOSICIÓN

Entendiendo la importancia del patio organizador como elemento central de relación vecinal entre mayores, la propuesta invierte el orden jerárquico de las fachadas, haciendo de la interior la principal, y de la fachada a vial un elemento subordinado y neutro.

La formalización de esta fachada principal interior es doble. Por un lado, se define el cerramiento de las viviendas como un paño de ladrillo visto interrumpido por huecos de suelo a techo y de dimensión única. Por otro, el límite entre la galería/terrazas y el patio se materializa construyéndolo, de manera que se defina formalmente el espacio de patio pero permitiendo el soleamiento, ventilación y vistas desde los alojamientos.

En el tratamiento de esta fachada interior entra en juego otro elemento recuperado de la tradición: el arco. Formalizado como un arco catenario o elíptico, permite definir el límite galería/patio contundentemente, pero sin renunciar a unos rasgos formales contemporáneos. Si bien la imagen interior del patio resulta claramente definida, las dimensiones de los vanos son generosas, situándose además la clave en el contacto con el forjado superior y permitiendo así la máxima transparencia. En definitiva, este elemento permite diferenciar los dos espacios (patio y galería/terraza) con un límite construido y que aporte privacidad a los alojamientos, mientras que asegura las condiciones climáticas y de salubridad deseadas.

Aunque la tipología y distribución permitirían la apertura de huecos a vial, se opta aquí por una formalización sincera con el proyecto, de manera que se mantiene esta fachada ciega en las plantas alzadas y con un cerramiento de ladrillo caravista que asegure la durabilidad y reduzca el mantenimiento. A pesar de su homogeneidad, se introduce una componente formal que dote la fachada de un cierto dinamismo y riqueza visual. Se juega así con el aparejo de ladrillo para, de una forma económica y tradicional, definir un elemento compositivo más y formar texturas que aportan profundidad a la fachada por efecto del soleamiento.

Este paño vuela sobre la fachada de planta baja, donde se abren los huecos de los servicios complementarios y el pasaje de acceso al patio, respetando la alineación interior obligatoria definida en el PERI “Cine Viejo”.